Ludo

¿Es el hombre

que juega

al niño

o

es el niño

que juega

al hombre?

 

No son

dos platos de una balanza

 

es una verdad

que no admito

 

La incertidumbre

no la produce

el desconocimiento.

 

La verdad

está

más allá

del temor

vencido.

 

Todo comenzó

cuando

cerré la puerta

y entré.

 

La trampa del deseo

lo instó

a

errar el camino.

 

 

La razón

lo empujó al abismo.

 

Su ansiedad

lo hace dependiente de los fantasmas.

 

Disminuir la velocidad

no es suficiente.

 

Parar

es el deseo obvio

de todo el que empieza

a correr.

 

Ese camino lo devolverá

a la esencia.

 

Nada comienza

todo continua

                  es la rutina

                  de nacer.