Historia

El brillo del Sol

le impidió ver la Luna

 

El ruido ensordecedor de los motores

le impidió oír la lluvia

 

Cuando llegó

                           la Paz

pudo saberlo

porque su rigidez

era ahora menos rigurosa.

 

Miró a un lado y otro

escuchó atentamente

y sólo entonces recordó

que su condición

                           no le permitía oír

                           no le permitía ver

 

¿Y qué hay con la Luna?

¿Y qué hay con el Sol?

 

Emprendió vuelo

y se alejó

 

                                                                                        

Nunca

llegó siquiera a intuir

que sus alas

ya perdidas

serían la catapulta

que lo proyectaría

hacia un infinito

vacío

húmedo

ingrato.

 

No quiso seguir

 

Entonces se topó con otro

El otro le dijo:

                           “nada por oír

                           nada por ver

                           todo visto

                           todo oído”

 

Le obsequió

una nuevas alas

y él regresó.

 

Al llegar

la Luna brillaba tanto

                                    que le impedía ver las estrellas

la lluvia era tan ensordecedora

                                                      que le impedía oír su voz…

 

gritaba desesperado

mientras Luna y Lluvia

                                    ni se enteraban.